Oferta Pública de Venta: ¿Qué es una OPV y cómo funciona?

Al incursionar en el mercado bursátil debemos hacer propios varios términos que son usados cotidianamente en todas las plataformas que gestionan este tipo de negocio. Un momento importante para toda empresa es cuando decide hacer una OPV. ¿Sabes qué es una OPV?

¿Qué es una OPV?

OPV significa Oferta Pública de Venta y se refiere al proceso mediante el cual una empresa ofrece por primera vez sus acciones al público en general en una bolsa de valores. Este evento marca la transición de la empresa de ser privada a convertirse en una entidad pública, permitiendo a inversores minoristas y a instituciones financieras comprar participaciones en la empresa.

La OPV es un paso crucial para las empresas que buscan capital adicional para expandirse, invertir en nuevos proyectos o mejorar su estructura de capital. Proporciona a la empresa una mayor visibilidad y prestigio en el mercado, pero también implica mayores requisitos de transparencia y reporte, dado que debe cumplir con las regulaciones de la bolsa de valores en la que cotiza y los organismos reguladores del mercado de capitales.

¿Cómo funciona una OPV?

Funciona de tal manera que permite a la empresa obtener nuevas fuentes de capital y maximiza el financiamiento, alcanzando dinero que puede provenir del mundo entero; es decir, es posible captar por esta vía capitales en el ámbito global.

La realización de una OPV implica varios pasos y participantes, incluyendo asesores financieros, bancos de inversión (que actúan como suscriptores), abogados y contadores. Estos profesionales ayudan a la empresa a determinar el precio de las acciones, la cantidad a emitir y a entender todo el proceso regulatorio asociado con el proceso de salir a bolsa. 

A continuación, te presentamos algunos pasos clave en todo el proceso de OPV:

1. Decisión de salir a bolsa

La empresa decide realizar una OPV como medio para recaudar capital, expandirse, mejorar su visibilidad en el mercado, o permitir que los inversores existentes vendan parte de sus participaciones.

2. Selección de asesores y suscriptores

La empresa selecciona un grupo de asesores financieros y bancos de inversión para que actúen como suscriptores de la OPV. Estos suscriptores ayudan a la empresa a prepararse para la oferta pública, incluyendo la valoración de la empresa, la determinación del precio de las acciones, y la elaboración de un plan de marketing para atraer a inversores.

3. Auditoría y due diligence financiera

Se realiza una auditoría completa y un proceso de due diligence (diligencia debida) para asegurar que la información financiera de la empresa es precisa y está al día. Esto incluye revisar las operaciones financieras, los activos, las deudas y cualquier otro factor material que pueda afectar la valoración de la empresa.

4. Registro y aprobación regulatoria

La empresa debe preparar y presentar un documento de registro ante los reguladores del mercado de valores. En España, este procedimiento está sujeto a las regulaciones y requisitos específicos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el mercado bursátil español (Bolsas y Mercados Españoles, BME)

Este documento incluye información detallada sobre la empresa, su modelo de negocio, los riesgos financieros, la gestión, y los detalles de la oferta. Los reguladores revisan la documentación para asegurar que cumple con todos los requisitos legales y reglamentarios.

5. Roadshow

Antes de la OPV, la empresa y sus suscriptores organizan presentaciones a inversores potenciales (roadshow) para generar interés en la oferta. Esto implica reunirse con inversores institucionales, analistas y otros actores clave del mercado para presentar la propuesta de valor de la empresa.

6. Fijación del precio de la oferta

Basándose en la demanda del mercado, la valoración de la empresa y las condiciones del mercado, la empresa y sus suscriptores fijan el precio final de las acciones que se ofrecerán en la OPV.

7. Lanzamiento de la OPV y comienzo de la negociación

Una vez fijado el precio, las acciones se ofrecen al público. Al día siguiente, las acciones comienzan a cotizar en una bolsa de valores, y el público puede comprar y vender acciones de la empresa.

8. Período de Lock-Up

Tras la OPV, generalmente hay un período de lock-up durante el cual los accionistas preexistentes (como los empleados y los inversores iniciales) tienen restricciones para vender sus acciones. Esto ayuda a prevenir la venta masiva de acciones que podría deprimir el precio de mercado.

Ventajas y desventajas de una Oferta Pública de Venta

Ventajas

  • Acceso a capital: Permite a la empresa recaudar fondos significativos para financiar su crecimiento, expansión y pagar deudas.
  • Liquidez: Proporciona liquidez a los accionistas y empleados de la empresa, permitiéndoles vender sus acciones en el mercado abierto.
  • Visibilidad y prestigio: Mejora el perfil y la visibilidad de la empresa en el mercado, lo que puede ayudar a atraer nuevos clientes y socios comerciales.
  • Valoración de la empresa: Ofrece una valoración de mercado de la empresa, que puede ser útil para negociaciones futuras, adquisiciones o fusiones.
  • Incentivos para empleados: Permite a la empresa ofrecer acciones o opciones sobre acciones como parte de los paquetes de compensación para atraer y retener talento.

Desventajas 

  • Costo: El proceso de salir a bolsa es costoso, incluyendo tasas legales, de auditoría, de marketing y comisiones de suscripción.
  • Requisitos regulatorios: Implica cumplir con regulaciones complejas y la necesidad de revelar información financiera y operativa, lo que puede ser oneroso.
  • Pérdida de control: Los fundadores y accionistas preexistentes pueden diluir su participación y, potencialmente, perder control sobre decisiones clave de la empresa.
  • Presión del mercado: La empresa se enfrenta a la presión de cumplir con las expectativas de los inversores y los analistas, lo que puede llevar a un enfoque a corto plazo en los resultados trimestrales.
  • Vulnerabilidad a las condiciones del mercado: El valor de las acciones de la empresa puede ser afectado por fluctuaciones del mercado fuera de su control, lo que puede afectar negativamente su valoración y capacidad para recaudar capital en el futuro.

¿Vale la pena invertir en una OPV?

La respuesta está llena de matices y depende del grado de conocimiento de la empresa, de la operación e incluso del mercado por parte de la persona que desea invertir. Lo principal es que seamos conscientes del riesgo que queremos asumir y tengamos cierta información sobre el beneficio que podría tener la operación. También es importante, por supuesto, la estrategia que queremos llevar a cabo en la inversión. 

Está claro que los riesgos asociados a invertir en una empresa que, por su propia naturaleza, puede contar con menos información, son considerables. Por el contrario, es posible que el beneficio transcurra paralelo con estos riesgos y sea mayor. Antes de invertir en una OPV es conveniente hacer un pequeño análisis sobre dónde vamos a ingresar el dinero y realizar una valoración reflexionada sobre los pros y contras. 

Te dejamos tres recomendaciones que sería muy conveniente que tuvieras en cuenta si decides hacer una inversión en una OPV.

  • Hazte con toda la información que puedas. En realidad, esto no siempre es tarea fácil. Como te contábamos unos párrafos más arriba, los responsables de la operación que es una OPV deben comunicarla a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Además de eso, existe un folleto informativo que comunica aspectos financieros básicos. Sin embargo, en ocasiones esto puede no ser suficiente. Trata de conseguir información adicional sobre cómo va la compañía en relación con el sector en el que opera. Es posible que puedas lograrlo accediendo a informes que sean públicos de dicho sector o incluso que hayan hecho públicos las empresas de la competencia. 
  • La historia es importante. Otro complemento informativo ideal es conocer aspectos sobre el comportamiento financiero de la compañía en la que vas invertir con los inversores y con sus propios empleados. Qué dividendo paga anualmente, cómo han ido variando sus beneficios o de qué modo se ha comportado en el mercado y desde el punto de vista de la comunicación cuando ha vivido momentos de crisis. 
  • No olvides que, en muchos casos, vas a invertir en un negocio que no se encuentra estabilizado del todo. Necesita tu inversión y otras muchas para lograrlo. ¿Y esto qué significa? Que hay más posibilidades de que no todo salga tan perfecto como esperas. El riesgo está ahí. También, por supuesto, la posibilidad de alcanzar un beneficio mayor. Si te convence la empresa, si te estimula formar parte de ella, sigue adelante. Pero no olvides que en este tipo de negocios no debes invertir ahorros que puedan ser determinantes para tu estabilidad económica. Invierte con inteligencia dejándote un remanente importante para tus gastos necesarios y cotidianos.

LEAVE A COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2018 © Rentalias. Todos los derechos reservados Política de PrivacidadAviso LegalPolítica de Cookies
envelope-ocommentphonetwitterlinkedinyoutube-playmenucross-circle