Cédula de habitabilidad, ¿qué es y cómo conseguirla?

Hay muchas situaciones que pueden provocar la copropiedad de una vivienda en la que alguna de las partes quiera liquidar. Al surgir dudas en este sentido, la mejor recomendación es ponerse en contacto con especialistas en la materia como Rentalias. Pero antes, entre todos los aspectos fundamentales que has de conocer en una operación inmobiliaria, existe un requisito administrativo que certifica a toda unidad dedicada a vivienda, y que avala que esta posee todas las características mínimas para ser habitadas por personas. Te contamos qué es la cédula de habitabilidad.

El ayuntamiento de cada comunidad autónoma es el organismo encargado de evaluar y analizar los informes presentados por los profesionales calificados para levantar la información de la vivienda, determinando en un plazo máximo de tres meses si procede la emisión del mencionado certificado. Es decir, la cédula de habitabilidad es el certificado que confirma que la vivienda en cuestión cuenta con los requisitos para ser habitable.

Solo después de cumplir con este trámite es cuando se puede proceder a negociar en compraventa, alquilar e incluso contratar los servicios básicos para el inmueble en cuestión. Es por ello que los promotores y constructores deben estar muy al tanto de estas regulaciones antes de iniciar cualquier proyecto inmobiliario.

Requisitos para obtener la cédula de habitabilidad

Una vez que sabes qué es la cédula de habitabilidad, has de tener en cuenta que los requisitos que permiten la emisión de la misma están contemplados en los articulados de los decretos promulgados para tal fin en cada una de las comunidades autónomas.

Sin embargo, hay un conjunto de normas de construcción que forman parte del estándar de la industria y que son comunes para cualquier parte de la geografía, es decir, da igual si nos referimos a la cédula de habitabilidad en Mallorca o la cédula de habitabilidad en Barcelona o en la ciudad española que sea. Esto refiere específicamente al área mínima de construcción, a las estancias que al menos debe contemplarse y algunas cotas en las medidas de alturas y anchos que deben respetarse en su estructura.

Por ejemplo, la altura mínima del techo de una vivienda está previsto que sea 1,50 metros a excepción de baños y cocina, donde se permite que descienda hasta 1,20 metros. El área mínima de construcción nunca debe estar por debajo de los 36 m² y, además, debe poder brindar privacidad para una habitación.

Los aspectos que toma en cuenta la evaluación para otorgar la cédula de habitabilidad a cualquier vivienda, se pueden agrupar en tres grupos: dimensiones, salubridad y seguridad.

Se prevé unas medidas mínimas para cada área de la vivienda con las que se garantizan una correcta movilidad dentro de la misma. Así mismo se evalúan los elementos de fontanería que se ubiquen en los baños y cocina. Finalmente, también se consideran los elementos que procuren salvaguardar la integridad física de sus habitantes.

Este tipo de requisitos son los que se verifican en la información consignada al ayuntamiento por el técnico correspondiente. Sin duda los nuevos urbanismos deben cumplir con todas estas exigencias antes de iniciar la comercialización de sus inmuebles culminados.

TIPOS DE CÉDULA DE HABITABILIDAD

Una vez que hemos señalado qué es una cédula de habitabilidad, es importante constatar que no se trata de un concepto uniforme, sino que hay tres tipos diferentes. Te contamos cuáles son:

Cédula de habitabilidad de primera ocupación

Se trata de la licencia que el Ayuntamiento de la localidad en la que se encuentra el inmueble entrega al promotor.

Cédula de habitabilidad de primera ocupación con rehabilitación

En este caso se centra en la cédula asociada a los inmuebles que hayan sido rehabilitados en profundidad. 

Cédula de habitabilidad de segunda ocupación

Para inmuebles que ya han sido habitados con anterioridad.  

CÓMO CONSEGUIR LA CÉDULA DE HABITABILIDAD

Un aspecto muy importante al profundizar en qué es la cédula de habitabilidad es ser conscientes de que se debe contactar con una persona que tenga la capacidad técnica para realizar el informe, que será sometido a la consideración del ayuntamiento correspondiente. 

Esta persona puede ser un arquitecto, un ingeniero civil o un técnico constructor que esté certificado para realizar la correspondiente inspección, de la cual se genera el reporte que acompaña a la solicitud ante las autoridades.

También puede interesarte:  Cómo se calcula el usufructo vitalicio

La emisión inicial de esta cédula es la que hemos señalado anteriormente como cédula de primera ocupación y es responsabilidad del promotor urbanístico tramitarla previamente a la entrega.

Al momento de querer adquirir o alquilar un inmueble, el comprador o arrendador debe exigir este documento vigente entre los papeles que integren el contrato. La presentación del mismo será la mejor manera de responder a la cuestión de cómo saber si una vivienda tiene cédula de habitabilidad.

VIGENCIA DE LA CÉDULA DE HABITABILIDAD

Entre los aspectos que resulta más importante conocer en relación a qué es la cédula de habitabilidad está el hecho de conocer cuánto tiempo tiene de vigencia. En realidad, depende de cuándo se ha tramitado. 

En este sentido, debes saber que todas las cédulas de habitabilidad tramitadas antes del año 2006 ya están caducadas. A partir de esta fecha, la vigencia de la misma se prolonga durante 15 años, tanto de primera como de segunda vivienda. Sin embargo, en 2013 se dio un nuevo cambio que solo es válido para las cédulas de primera vivienda, que tendrán una vigencia de 25 años. En el caso de las segundas viviendas o primeras viviendas en rehabilitación se mantiene en 15. 

Una vez que conoces la vigencia de la cédula de habitabilidad de tu vivienda, sepamos unos pocos datos más.

CUÁNDO ES NECESARIA LA CÉDULA DE HABITABILIDAD

Según el artículo 9 del decreto 141/2012 es necesario que todas las viviendas tengan vigentes sus cédulas de habitabilidad. Ignorar qué es la cédula de habitabilidad o no haber sido informado sobre ella no exime de esta obligatoriedad. Ahora bien, existen unas pocas excepciones que pasamos a detallar. 

Excepciones

Se puede escriturar sin cédula de habitabilidad solo en los siguientes casos:

  • Cuando el comprador declare que realizará remodelaciones de gran magnitud a la vivienda, por lo cual quedará obligado a tramitarla luego de culminar los trabajos.
  • Cuando la vivienda vaya a ser demolida para realizar cualquier otra edificación en los terrenos que ocupa.
  • Cuando la construcción ya no vaya a ser usada para fines residenciales.

Bajo estas condiciones, no es imprescindible la obtención de la cédula de habitabilidad y queda a responsabilidad del comprador realizar nuevos trámites en este sentido, cuando eventualmente se disponga como vivienda la estructura.

Sobre todo en contratos de alquiler, es muy importante estar al día con este requisito, ya que puede ser objeto de anulación cualquier negociación que se realice sin contar con esta importante certificación.

Cómo tramitar la cédula de habitabilidad

Esto es algo que necesitamos hacer con la ayuda de un profesional. Para tramitar la cédula de habitabilidad de una vivienda, es necesario que contratemos a un arquitecto. Será él quien visite el inmueble y compruebe que la residencia cumple con todos los requisitos que posibilitan que se otorgue. 

Duplicado de la cédula de habitabilidad

Pedir un duplicado de la cédula de habitabilidad está al alcance de todos y, lo más importante, es completamente gratuito. Deberás entregar una serie de documentos en el organismo competente, que difiere en función de en qué comunidad autónoma tengas la vivienda. 

Eso sí, los documentos que has de presentar son diferentes si eres propietario o inquilino. Como propietario bastará con que presentes el contrato de compraventa y tu DNI. Como inquilino, también deberás mostrar tu DNI, el contrato de arrendamiento y tus últimos tres contratos de suministro.

Precio cédula de habitabilidad

Cuando tenemos que llevar a cabo este tipo de trámites, todos nos preguntamos cuál es el precio de una cédula de habitabilidad. Pues depende. Sobre todo la diferencia proviene de la localidad donde la solicitemos. 

En realidad, hemos de tener en cuenta que habremos de pagar primero los servicios del arquitecto que visite y compruebe nuestro hogar. Tras ello, el coste de la tramitación puramente burocrática suele encontrarse en torno a una tarifa de 42,60 euros, si bien, como te comentábamos, puede haber pequeñas diferencias en función de dónde tengamos situada la vivienda. 


Rentalias es una empresa formada por profesionales con más de 30 años de experiencia en el sector inmobiliario, nuda propiedad en España e inversión en activos inmobiliarios. Si estás interesado o necesitas asesoramiento personalizado en lo referente a la nuda propiedad en Barcelona o nuda propiedad en Madrid, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

LEAVE A COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2018 © Rentalias. Todos los derechos reservados Política de PrivacidadAviso LegalPolítica de Cookies
envelope-ocommentphonetwitterlinkedinyoutube-playmenucross-circle