La extinción del usufructo: Causas e implicaciones

Sin duda que poseer un bien inmueble es un refugio muy favorecedor para cualquier patrimonio. Es un bien tangible que se escapa de los vaivenes financieros de otras opciones, y que además puede liquidarse parcialmente cediendo la nuda propiedad. Esto puede instrumentarse de varias maneras estableciendo condiciones particulares en cuanto a la extinción del usufructo.

Causas de la extinción del usufructo

El usufructo es un derecho limitado en el tiempo que otorga a una persona el uso y disfrute de un bien ajeno. En España, este derecho se rige por disposiciones del Código Civil y puede extinguirse por diversas causas. ¿Cuáles son estas causas y qué implicaciones tienen? A continuación, desglosamos todo lo que necesitas saber sobre la extinción del usufructo:

1. Por muerte del usufructuario

El usufructo, en su mayoría de casos, es vitalicio y se extingue con la muerte del usufructuario. Esta extinción es la consecuencia natural del carácter temporal del usufructo. Sin embargo, existen excepciones contempladas por la ley.

Por ejemplo, en el caso de usufructo a favor de varias personas, el derecho no se extingue hasta que fallezcan todos los usufructuarios. Esto significa que mientras haya al menos un usufructuario vivo, el usufructo sigue vigente. Esta particularidad se basa en el principio de que el usufructo es un derecho limitado en el tiempo, pero flexible en cuanto a la cantidad de usufructuarios que pueden disfrutarlo.

Dependiendo del contrato, otra manera de resolver la desaparición física del usufructuario antes de vencer el plazo convenido o antes de que se haya otorgado un capital suficientemente atractivo es combinar la extinción de este derecho con un desembolso a los herederos que compense de algún modo las cuotas no erogadas. Por supuesto, esto considerará el valor presente del capital, pero en todo caso el nudo propietario aglutina la plena propiedad.

2. Por expiración del plazo

Cuando el usufructo se establece por un período determinado, se extingue automáticamente al llegar a su término. Esta extinción es el resultado lógico de la limitación temporal impuesta al usufructo al momento de su constitución.

Además, la expiración del plazo también ocurre si el usufructuario fallece antes de que llegue el momento previsto para el vencimiento del usufructo. En ambos casos, el derecho de usufructo cesa de existir, devolviendo el pleno disfrute y control del bien al propietario.

3. Por consolidación del usufructo y la propiedad en una misma persona

Esta causa de extinción se da cuando el usufructuario adquiere la nuda propiedad del bien usufructuado. Esta consolidación puede ocurrir mediante acuerdo entre el usufructuario y el nudo propietario o por disposición legal.

La adquisición de la nuda propiedad por parte del usufructuario implica que todas las facultades de uso y disfrute se unifican en una sola persona, lo que hace innecesario mantener el usufructo como derecho separado.

4. Por renuncia del usufructuario

El usufructo puede extinguirse por voluntad propia del usufructuario. Bajo ciertas circunstancias es posible que el mismo renuncie a su derecho y entonces, como consecuencia, se consolide la plena propiedad en la persona del nudo propietario.

Está de más decir que para ello habrá que mediar algún documento notariado en donde se haga expresamente la declaración, dejando en claro que se toma la decisión por voluntad propia y que se aceptan conscientemente las consecuencias de la misma.

5. Por pérdida total de la cosa objeto del usufructo

Si el bien objeto del usufructo se pierde de manera total, ya sea por destrucción o desaparición, el usufructo se extingue automáticamente. Esta pérdida puede ser causada por diversos eventos, como incendios, inundaciones o desastres naturales. En tales casos, el usufructuario ya no puede ejercer sus derechos sobre un bien que ya no existe, lo que conduce a la extinción del usufructo.

6. Por resolución del derecho del constituyente

Si el constituyente del usufructo no tiene los derechos suficientes sobre el bien, el usufructo se extingue. Esta causa de extinción se basa en la premisa de que el usufructo solo puede surgir si el constituyente tiene la capacidad legal para establecer dicho derecho sobre el bien.

Si se determina que el constituyente carecía de esta capacidad, el usufructo se considera inválido y, por lo tanto, se extingue.

7. Extinción del usufructo por prescripción

El usufructo puede extinguirse por prescripción, siguiendo las reglas generales de prescripción extintiva en España. La prescripción extintiva es un mecanismo legal que establece límites de tiempo para la reclamación de derechos.

Si el usufructo no se ejerce durante un período específico de tiempo establecido por la ley, puede considerarse extinguido por prescripción, lo que libera al propietario de las restricciones del usufructo.

8. Por expropiación forzosa

En caso de expropiación del bien objeto del usufructo por razones de utilidad pública, el usufructo se extingue. La expropiación forzosa es un acto en el que el gobierno toma propiedad privada por necesidades de interés público, como la construcción de infraestructuras.

Al perder el control sobre el bien, el usufructuario ya no puede disfrutar de sus derechos sobre el mismo, lo que conduce a la extinción del usufructo.

Otras consideraciones sobre la extinción del usufructo

1. La extinción del usufructo puede variar según acuerdo de ambas partes

El momento en el cual se extingue el usufructo variará según las condiciones acordadas entre ambas partes. Existen acuerdos de rentas temporales que establecen taxativamente el plazo en el cual el nudo propietario cancelará la renta y el usufructuario disfrutará del bien en cuestión.

Normalmente este tipo de negociación ocurre cuando las cantidades requeridas por el propietario original –mutado en usufructuario– requieren de montos grandes por periodos de tiempos relativamente cortos y, además, no tiene problema en cambiar de residencia una vez llegado el plazo.

Sin embargo, lo que generalmente vemos es el deseo de recibir una pensión vitalicia de por vida y preservar la residencia hasta el fallecimiento. Incluso si es una pareja, es muy común que se alargue el usufructo hasta que ambos fallezcan.

2. La negociación sobre las condiciones de extinción del usufructo afectará el monto de la renta

Por supuesto que todas estas condiciones afectarán el monto de renta otorgada, ya que quien desee adquirir la nuda propiedad de un inmueble tendrá que percibir que existe un incentivo económico suficientemente atractivo para proceder a negociar; a mayores consideraciones, menor renta.

Entonces, en resumen, si el usufructo es temporal o es vitalicio ya vemos cuáles son las razones para su extinción; no obstante, puede haber razones de otra índole que pueden dar por terminado el usufructo prematuramente.

Y es que el usufructuario que entrega la titularidad del bien está expresamente comprometido a cumplir con ciertas responsabilidades para garantizar la integridad física del inmueble.

3. La negligencia o mal uso es causal de cesación del usufructo

Un elemento adicional que puede ser causa de la extinción del usufructo es el incumplimiento de la obligación que tiene el usufructuario de mantener y preservar la integridad del bien en cuestión. Si el nudo propietario percibe que el inmueble del cual es titular se encuentra en riesgo por ineptitud del que posee en derecho de uso y disfrute, perfectamente puede demandar la plena propiedad de manera prematura.

Por supuesto, tendrá que comprobarse suficientemente la presencia de tal peligro y serán los tribunales los encargados de resolver tales disputas entre nudos propietarios y usufructuarios que se vean envueltos es estas disputas.

3. El contrato de usufructo puede tener condiciones o restricciones particulares

Por ejemplo, es posible que algún padre ceda el usufructo de un inmueble a una hija hasta, digamos, el momento en que contraiga nupcias. Al llegar ese evento, concluirá su derecho sobre el bien. En contratos que involucren otorgamientos de rentas como contraprestación no es muy común que figuren este tipo de condiciones, pero no se descarta del todo.

En resumen, podemos precisar que la extinción del usufructo es desencadenada por el fallecimiento del o de los propietarios originales beneficiados por el mismo, o al vencer el plazo estipulado, lo primero que ocurra. Los subsiguientes extremos de ley que deba cumplir el nudo propietario para hacerse efectivamente de la plena propiedad dependerán de los términos que hayan acordado ambas partes.

LEAVE A COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2018 © Rentalias. Todos los derechos reservados Política de PrivacidadAviso LegalPolítica de Cookies
envelope-ocommentphonetwitterlinkedinyoutube-playmenucross-circle