By raquel
diciembre 1, 2019

Dónde invertir en 2019

Hay muchas situaciones que pueden provocar la copropiedad de una vivienda en la que alguna de las partes quiera liquidar. Al surgir dudas en este sentido, la mejor recomendación es ponerse en contacto con especialistas en la materia. Rentalias ofrece la mejor asesoría en el tema inmobiliario, incluyendo lo referente a invertir en nuda propiedad y renta vitalicia.

Ubicar nichos de inversión es una tarea que siempre nos trae beneficios y satisfacciones. Arriesgar nuestro dinero –poco o mucho– de buenas a primeras y en la primera propuesta, no es de las mejores prácticas. Hagamos un vuelo rasante para ver en dónde invertir en 2019.

Primeros pasos

Si acaso estamos incursionando en el mundo de las inversiones y disponemos de un modesto capital que queremos poner a producir, lo primordial para trazar una estrategia es determinar el perfil que nos permitiremos asumir en esta tarea.

Saber con cuánto contamos, cuánto tiempo podremos esperar por los pretendidos beneficios y qué tipo de riesgo queremos asumir son los temas principales a tratar antes de echarse a la mar de las inversiones.

Teniendo esto claro, entonces podemos sopesar el monto que estamos dispuestos a invertir y adecuarnos a la opción más apropiada. Cuando nuestro capital es incipiente (es decir, disponemos de un pequeño capital) lo que aplica es entrar con cautela en el negocio bursátil.

Para esto lo recomendable es apoyarnos en fondos mutuales que ofrecen renta garantizada, aunque en principio los dividendos no sean ingentes. Esta primera etapa en las inversiones puede ser algo lenta, pero dado que recién empezamos a acumular capital, sería lo conducente.

Fondos mutuales

Los fondos mutuales son paquetes de participación que agrupan acciones de varias empresas que, de acuerdo con nuestro perfil, pueden estar compuestos por compañías establecidas o algunas que muestren futuros prometedores.

Quizá el fondo más conocido es el S&P 500 (Standard & Poors 500) que reúne a 500 de las empresas mejores cotizadas de los Estados Unidos, cuyas valoraciones ponderadas incluso sirven como termómetro de la economía americana.

Una opción equivalente en el mercado europeo lo representa el indicador S&P Europe 350, sobre el cual podemos poner la lupa para evaluar su comportamiento e invertir algo de nuestra liquidez.

Sin embargo, al entrar en este fascinante mundo empezaremos a descubrir que cada mercado bursátil maneja un indicador equivalente que nos muestra las tendencias que siguen los principales títulos valores locales.

Bonos, títulos, acciones

Así mismo, pudiésemos decidir invertir directamente en bonos del tesoro, emisiones de deuda soberana o quizá en acciones de alguna empresa específica, aunque para ello debemos decir que es importante ya tener claros algunos criterios que rigen el mundo de la bolsa.

También puede interesarte:  ¿Cómo invertir en tesoro público?

La diferencia entre esto y los fondos mutuales es que estaremos poniendo los huevos en pocas canastas, con el riesgo que esto implica. Mientras que en los fondos los flojos resultados de algunas compañías pueden ser compensados por otras, con esta opción no tendremos esta ventaja.

Es por ello que se requiere de mayor conocimiento para intentar acertar en el propósito de multiplicar nuestro dinero, poniendo atención a títulos específicos. La puntería debe ser más precisa.

Aún así, no es nada descabellado hacerlo, sobre todo cuando estamos diversificando nuestro portafolio de inversión. Si nuestro capital lo permite, no tendrá nada de malo avanzar en ambas direcciones.

Inversiones inmobiliarias

Cuando ya disponemos de un capital de cierta magnitud, es hora de incursionar en el sector de bienes raíces. Pocas inversiones ofrecen las ventajas que conseguimos a través del sector inmobiliario.

El mercado inmobiliario, si bien tiene su código de negocio, puede que sea menos exigente para iniciarse. El asunto es la magnitud del capital que habitualmente requerimos para el “vamos”, aunque no debemos descartar alianzas de capital compartido.

Al invertir en bienes raíces estamos obteniendo algo tangible que se revaloriza y que además puede producirnos renta de manera inmediata. Comprar con miras a alquilar es una estrategia muy común que solo en situaciones excepcionales esquiva el éxito.

Claro está que implica tener capital suficiente, o lidiar con deudas a mediano o largo plazo que medrarán algo de los beneficios buscados, a menos que enfilemos nuestras baterías hacia donde podamos hacernos de la titularidad de inmediato y posterguemos la posesión del usufructo.

Los negocios de nuda propiedad nos permiten negociar inmuebles con una porción del monto que normalmente se requeriría. Se adquiere el compromiso de entregar una renta periódica que es acordada en tiempo y cantidad, pero que nos hace nudos propietarios de inmediato.

Este activo puede figurar en nuestro balance como un activo real, lo que nos da ventajas para conseguir financiamientos en mejores términos, sin mencionar que eventualmente –al extinguirse el usufructo– nos convertiremos en plenos propietarios sin necesariamente asumir una hipoteca.

Invertir siempre dependerá de varios factores, que abarcan desde temas personales hasta económicos. Sin embargo, lo que siempre debemos tener presente es que la meta a largo plazo debe ser que el dinero trabaje por nosotros y no al contrario.

LEAVE A COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2018 © Rentalias. Todos los derechos reservados Política de PrivacidadAviso LegalPolítica de Cookies
envelope-ocommentphonetwitterlinkedinyoutube-playmenucross-circle