Diversificar los fondos de inversión | Cartera de inversión diversificada

Hay muchas situaciones que pueden provocar la copropiedad de una vivienda en la que alguna de las partes quiera liquidar. Al surgir dudas en este sentido, la mejor recomendación es ponerse en contacto con especialistas en la materia. Rentalias ofrece la mejor asesoría en el tema inmobiliario, incluyendo lo referente a invertir en nuda propiedad y renta vitalicia.

Los fondos de inversión nacieron para satisfacer una necesidad y ofrecer una manera de invertir que se extendiera al gran público. Existen fondos de inversión de diversas naturalezas que reúnen valores y título de empresas de una rama afín o relacionada. Aunque se mitiga el riesgo enormemente, nunca debe descartarse el diversificar fondos de inversión.

Se ha repetido hasta la saciedad la recomendación de que no es conveniente correr el riesgo que haga que lo tengamos todo concentrado en una sola inversión. En ese caso, una mala racha podría llevarse por delante nuestros esfuerzos de años. Por ello, lo más recomendable es mantener una diversificación en la cartera de inversión.

Los fondos de inversión son reuniones de capitales que apoyan a iniciativas privadas o públicas persiguiendo el mayor beneficio posible. Los caracterizan las modalidades que asumen en el otorgamiento de los beneficios; por ello existen fondos de inversión de rentas fijas, rentas variables, mixtos y garantizados.

¿Cómo diversificar fondos de inversión?

Diversificar fondos de inversión se logra colocando inversiones en tantos fondos como sea necesario, para garantizar un flujo de dividendos y atenuar el riesgo de disminuciones drásticas en los mismos.

Es decir, se hace un balance en dos campos, es decir, que contemple los destinos de los fondos y las maneras en que se dosifican los beneficios. De tal manera se estará en una mejor posición de flujo de ingresos y se disfrutará de una mayor tranquilidad en lo que refiere a riesgo.

Asimismo, siempre es muy recomendable planificar una diversificación que también contemple eventualmente bienes inmuebles, trasegando capitales obtenidos de los resultados favorables de inversiones hechas en estos fondos.

Los fondos monetarios son colocaciones que están a la vista y que van destinados a papeles negociables de alta liquidez. Por ejemplo, aquí se negocian letras del tesoro, bonos de deuda pública y demás valores que no tienen mayores inconvenientes para ser negociados rápidamente.

Diferentes tipos de fondos de inversión

De cualquier modo, lo primero que debemos tener en cuenta antes de proceder a diversificar fondos de inversión es que existen varios tipos de fondos, cada uno con sus características. Unos más seguros y otros que generan más riesgos. Unos que ofrecen un menor porcentaje de rentabilidad que otros. Veamos cuáles son.

Fondos de renta fija

Los fondos de renta fija, tal como su nombre lo indica, ofrecen montos que permanecen invariables por el tiempo que dure la colocación. Son una excelente opción para planificar flujos de caja constantes y son adecuados para complementar ingresos periódicos.

Por supuesto que al ser exigible una renta fija periódica, este tipo de fondos ofrece rentabilidad modesta que se mantiene en el tiempo. Se ajusta a inversores cuyo perfil de riesgo es bajo y están dispuestos a ceder algo de sus probables ganancias en algún otro negocio, para así garantizar un flujo constante de dinero. Contar con los fondos de renta fija que aporten seguridad es una magnífica opción para la diversificación de la cartera de inversiones.

Fondos de renta variable

En contraparte tenemos los fondos de renta variable, que fluctúan en el tiempo y no ofrecen garantías ciertas sobre el retorno. Los beneficios son obtenidos en función de las condiciones económicas y de mercado.

Si bien normalmente rinden mejores beneficios que los de renta fija, se verán afectados en situaciones de dificultades financieras o de contracción de la actividad económica; esta afectación se verá reflejada en los beneficios que ofrecen a los participantes del fondo. Es decir, en este caso estaremos sacrificando una parte de seguridad para lograr mayor rentabilidad.

Fondos mixtos

Existen los fondos de modalidad mixta; es decir, que combinan sus colocaciones en instrumentos que ofrecen rentas fijas y también en otras de carácter variable. Se estipula un porcentaje para cada caso, así el inversionista puede jugar en estos dos escenarios simultáneamente.

Dentro de este espectro pueden moverse inversores que, aunque aspiran a tener mejores rendimientos, no quieren renunciar a recibir rentas de cierta magnitud con certeza. Es decir, el punto medio. La decisión que se decida implementar dependerá de las expectativas de la inversión y del horizonte temporal correspondiente.

Fondos de inversión de renta garantizada

También existen los fondos de inversión de renta garantizada que funcionan de manera algo diferente, buscando anular la incertidumbre de la rentabilidad que ofrecen y, sin embargo, intentando llegar a niveles de rendimientos interesantes.

¿Cómo logran este cometido? La fórmula incluye afectación en la liquidez y permanencia mínima en el tiempo; es decir, que se proyecta desde el inicio a cierto plazo temporal y el suscriptor puede sufrir penalizaciones en caso de que retire los fondos antes del tiempo estipulado.

Este tipo de fondos maneja la masa de capital que gestionan para cumplir con las promesas que hace a sus participantes.

Cómo calcular la relación entre el riesgo y la diversificación de inversiones

Como vemos, todo consiste en decidir hasta qué punto nos merece la pena arriesgarnos para lograr una mayor rentabilidad. Siempre existe, está claro, un cierto nivel de incertidumbre, pero existen fórmulas que nos permiten hacer una valoración más exacta de la situación en la que nos vamos a encontrar al diversificar fondos de inversión. Estos son los dos ratios más habituales para comprobarlo.

Ratio de Sortino

Se centra en calcular el riesgo a la baja, lo que facilita que podamos hacer un cálculo del riesgo asociado a la rentabilidad.

Para realizar el cálculo tenemos que tomar la diferencia entre el retorno de la cartera de inversiones y el tipo libre de riesgo. Posteriormente, dividiremos el resultado por la desviación estándar de los retornos negativos.

Una vez observada la cifra que obtenemos, hemos de tener en cuenta que cuanto mayor sea la ratio nos encontraremos en una mejor posición, ya que estará indicándonos que riesgo y rentabilidad se encuentran en consonancia.

Ratio de Sharpe

En este caso, hacemos el cálculo con un enfoque diferente, más asociado al riesgo que estamos dispuestos a asumir al diversificar fondos de inversión.

Con la ratio de Sharpe comenzamos tomando la rentabilidad de la cartera de inversiones y la restamos al tipo libre de riesgo, para cuyo cálculo se suelen utilizar las Letras del Tesoro y que define el retorno teórico que desembolsaría un activo con intereses fijos y sin ningún riesgo. Al resultado de esta resta habremos de dividirle la diferencia entre la volatibilidad de la inversión al completo.

En este caso, el resultado de la ratio de Sharpe nos señala que cuanto más alta sea, mayor será también la rentabilidad que poseerás en cartera en vinculación con el riesgo que se asume. Para algunos expertos la ratio de Sharpe no acaba de ser efectiva del todo, ya que únicamente pone el acento en la volatibilidad al alza, lo que no es válido para cualquier escenario.

Otros elementos que se deben considerar al diversificar inversiones

Si bien todo lo que hemos señalado anteriormente es esencial a la hora de diversificar fondos de inversión, lo cierto es que al tomar la decisión de tener una cartera de inversión diversificada debemos tener en cuenta también otras consideraciones importantes.

A partir del trabajo que desarrollan, los fondos cargan a sus suscriptores con una comisión, que normalmente se expresa en un porcentaje de la participación que se aporta. Estos porcentajes son variables en función de la cartera de inversión y del fondo con el que tratemos. Sin embargo, por apuntar una cifra, sabemos que normalmente rondan unas cantidades que van del 1% al 2% de interés.

Está de más decir que nuestra decisión de inversión debe contar con el respaldo que le dé la reputación y la serie histórica de cumplimiento y rendimiento que ha brindado a sus afiliados. Es decir, informarnos previamente es fundamental si deseamos proteger nuestra inversión. Apostar por fondos recién creados siempre es un riesgo que se nos antoja innecesario.

El mercado cuenta con fondos con una larga historia e importante trayectoria en donde podemos depositar nuestros capitales con cierta tranquilidad, teniendo siempre presente nuestra responsabilidad en cuanto a diversificar fondos de inversión que se ajusten a nuestros propósitos. Es importante ser conscientes de que al invertir en los fondos estamos corriendo siempre algún tipo de riesgo. Por eso, repetimos, diversificar inversiones es el mejor consejo que podemos dar en este caso.


Si estás interesado en la compra o venta de nuda propiedad en Rentalias contamos con años de experiencia en el sector inmobiliario y en la nuda propiedad. De la mano, un equipo de profesionales expertos en el sector, y no solo eso, sino que se encargan de garantizar el bienestar de las personas mayores y de favorecer su calidad de vida. Ponte en contacto con nosotros y resuelve tus dudas.

LEAVE A COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2018 © Rentalias. Todos los derechos reservados Política de PrivacidadAviso LegalPolítica de Cookies
envelope-ocommentphonetwitterlinkedinyoutube-playmenucross-circle