By raquel
junio 13, 2018

Documentación para solicitar una hipoteca 

La solicitud de una hipoteca siempre es una circunstancia importante para cada persona y su familia. Casi siempre es motivo de emociones aplicar a este financiamiento y lograr hacernos del inmueble que hemos escogido como hogar.

Por otra parte, el interés primordial de la institución financiera que ofrece estos servicios hipotecarios es garantizar en el mayor grado posible que los fondos otorgados retornen, incluyendo los intereses y demás emolumentos que apliquen en el negocio.

Con este fin en mente es que las solicitudes requieren de ciertos documentos que acrediten al o los compradores, con los recursos o los ingresos mínimos necesarios para afrontar las cuotas que serán pautadas de acuerdo con el monto de la hipoteca.

En este sentido, hay un grupo de papeles que alimenta la documentación hipotecaria y que pasa a formar parte del expediente crediticio que la institución conserva de cada firma en sus archivos.

Identificación personal

Primero que nada, la persona que solicita una hipoteca debe presentar su identificación original y anexar una copia de la misma para corroborar que es quien dice ser.

Se anexa en la documentación el Número de Identificación Fiscal (NIF) o, si acaso el solicitante es extranjero, el Número de Identificación de Extranjero (NIE).

Contrato o negociación del inmueble

Para iniciar el trámite de cualquier proceso de solicitud de crédito hipotecario es necesario tener la certeza de que tanto el vendedor como el comprador están comprometidos en cumplir con la negociación una vez que se haya aprobado la hipoteca.

Por ello es que se requiere del contrato acordado por ambas partes en donde se haga constar esta voluntad, así como los términos en cuanto a plazos y arras entregadas al vendedor para garantizar que ya no será ofrecido en venta a un tercero.

De esta manera, la institución financiera se asegura de que inicia un proceso con un basamento legal, evitando sorpresas posteriores tanto del vendedor como del comprador.

Constancia de contrato laboral

Después de ese lógico requisito, lo siguiente es certificar de dónde provienen sus ingresos y a qué monto ascienden. Dependiendo de si el solicitante es un trabajador por cuenta ajena, debe presentar entonces el contrato de trabajo del que disfruta —si es el caso— y la constancia de cobro o nómina de al menos los últimos tres meses.

Por supuesto que el monto de los ingresos es uno de los datos críticos para la evaluación del otorgamiento de un crédito hipotecario. Una de las primeras cosas que se considera es que la cuota que se calcule en una posible hipoteca, nunca supere la banda del 35 % —o a lo sumo 40 %— del total de ingresos.

También puede interesarte:  Cómo calcular el valor de la nuda propiedad

Declaración de ingresos

También otro punto que influye es la estabilidad laboral que demuestre tener el solicitante. Aunque no sea algo completamente limitativo, una persona que permanece por más tiempo en un mismo lugar de trabajo inspira confianza a los evaluadores de riesgo.

Si es un trabajador independiente o ajeno pero que percibe ingresos adicionales de otras fuentes, deberá incluir un certificado de estos ingresos emitido por un contador público colegiado.

Igualmente, debe incluir las constancias de cancelación de IVA y de los aportes de Seguridad Social que haya realizado en los últimos tres meses.

Declaración de IRPF

Otro documento es la declaración de Impuesto de la Renta para Personas Físicas (IRPF) del año inmediato anterior, que servirá para verificar que los ingresos sean razonablemente los que se declaran en la solicitud.

Este documento complementa lo que se presente como declaración de ingresos y certifica que el solicitante ha cumplido cabalmente con sus obligaciones fiscales.

Declaración de deudas

Es muy recomendable declarar las deudas significativas pendientes de cancelar. Si bien puede lucir en principio contraproducente aceptar que se poseen algunos pasivos por honrar, siempre y cuando esté al día y considerando que la banca dispone de la información que suministra la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), resultará una señal de confianza adicional.

Así mismo, es importante estar consciente de que tener algún antecedente de morosidad o impago de deudas contraídas con alguna otra institución financiera puede ser determinante para la negación del préstamo hipotecario.

Para ello, las instituciones cuentan con sistemas tales como RAI, ASNEF, Experian Bureau o SEIDO, que dan cuenta del historial crediticio registrado en bases de datos, por lo que ocultar información en este respecto no servirá sino para complicar la evaluación.

Como se puede ver, no es poca la documentación que debe acompañar a una solicitud de préstamo hipotecario, por lo que es muy conveniente adelantarse para agilizar el proceso y reunir lo mencionado arriba antes de presentarse, ya que son los requisitos básicos necesarios para introducir el trámite ante cualquier entidad financiera.

Consulte nuestras viviendas de nuda propiedad

LEAVE A COMMENT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2018 © Rentalias. Todos los derechos reservados Política de PrivacidadAviso LegalPolítica de Cookies
envelope-ocommentphonetwitterlinkedinyoutube-playmenucross-circle